La lactancia materna y la bicicleta

mama deportista y lactante

El deporte en cualquiera de sus facetas ayuda a la salud de las personas independientemente de la edad de las personas y la época de la lactancia no es ningún inconveniente para salir a dar paseos en bici y liberar endorfinas y desterrar el estrés de llevar una casa, trabajar fuera de casa y criar a un hijo.

Yo cuando daba el pecho a mi hijo en ningún momento deje la bici aparcada sino que seguí de forma regular saliendo a dar paseos, y eso que no pude dar el pecho de forma directa porque mi crio me hacía heridas en los pezones y tuve que usar un sacaleches para alargar la lactancia.

El mes más cansado y donde se debe se debe evitar practicar deportes muy cansados (limitándose a dar ligeros paseos) es el primer mes porque las madres aún estamos exhaustas de los últimos meses del embarazo y de las secuelas físicas del parto, a ello hay que unir el cansancio que se produce por no dormir, por alimentar al bebé, por atender a las visitas, etc. En este primer mes la mayoría de las madres que dan de amamantar al bebé solo piensan en emplear el poco tiempo libre que tienen en dormir en vez de salir a andar en bicicleta.

Los siguientes dos o tres meses las cosas se van asentando y el organismo empieza a recuperarse y el cansancio continuado empieza a desaparecer. Las tomas del bebé se van regularizando y ya no te pasas prácticamente todo el dicha con el bebé agarrado a tu pecho, y si encima te ocurres como a mí que tienes que usar un extractor de leche la cosa incluso mejora porque te puedes organizar mejor y tener la leche preparada para que algún familiar como su padre o sus abuelos le den la leche matera mientras sales a hacer unos kilómetros en bicicleta e ir recuperando poco a poco el tono muscular.

Un complemento que yo tuve que utilizar fueron los protectores de pecho porque si no el sujetador se me manchaba cada dos por tres de calostros, y no queda nada bien salir a dar una vuelta en bici, y que otros ciclistas se fijen en tus manchas de leche en la camiseta a la altura de los pechos.

En esta época empezara los destetes y el pequeño empezara a tomar alimentos sólidos y papillas por lo que te quedará más tiempo libre y podrás empezar a aumentar tu ritmo de deporte pero mi consejo es que te pongas en manos de un profesional que te suela aconsejar sobre tu suelo pélvico y sobre la postura de abdominal ante cualquier deporte que vayas a practicar de forma regular.

Pero si andas mal de tiempo puedes sustituir tus escapadas por acudir al trabajo usando la bici que además de favorecer a tu salud ayudaras al ecosistema evitando contaminación por el uso del coche o similar.

Como ves, estar embaraza o dar de mamar a un bebé no está reñido con la práctica del deporte, existiendo accesorios como los sacaleches, las pezoneras o los discos de lactancia que te van a ayudar a practicar deporte con total higiene y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *